Fortaleciendo las plantas de los pies

Fortaleciendo las plantas de los pies

Empiezo a escribir para fortalecerme, para darme cuenta que cada momento es un sentido de vida.

Desde tiempo mi alma grita por sentirme escuchada en cada palabra escrita.
Volví a encontrarme con dos de mis mejores amigos Erica y Matthäus, pues cada uno tiene su personalidad y es grandiosa.

Erica es enfermera es mitad francesa y sudafricana; habla cuatro idiomas inglés, francés, finés y español. Platicamos y nos pusimos al corriente de los dos últimos años que no nos veíamos.

Me hizo recordar la verdadera amistad, sé que perdurará a través del tiempo y las circunstancias. “Me ayudo a fortalecer las plantas de los pies”, suena extraño pero la realidad es que fue así.

Después de haber estado caminando todo el día y subir la colina en San Sebastián (España) nos dirigimos a su pueblo San Jean De Luz (Francia). Al llegar dejamos las maletas y me dijo: ¡vamos al mar!; había mucho viento y frío.
Respondí: sí, ¡vamos!

Al llegar a la orilla ambas nos quitamos los tenis. Tan pronto mis pies tocaron el agua nos los sentía, el agua estaba helada pero seguimos caminando. Poco después el agua era como un masaje.

Me dijo: el agua fría es muy buena para la circulación. 
Ingenuamente respondí: sí lo había escuchado, pero pensé que al estar calientes y después cambiar de temperatura haría daño.
Dijo: es mucho mejor porque la sangre sube de golpe.
Respondí: ohhhhh

Cuando íbamos a regresar a su casa preguntó : ¿te quieres poner los tenis o nos vamos descalzas?
Respondí con otra pregunta: estoy en tu pueblo, ¿qué harías tú?
Contestó : yo me voy descalza así fortalezco las plantas de los pies porque ya viene verano. 
Sonreí y le dije: está bien vámonos así.

No sentía los pies por el frío y mientras caminaba sobre el pavimento y ese camino de piedresillas caí en cuenta que estaba viviendo el momento presente.

Poco después reflexione “fortalecer las plantas de los pies”

En Barcelona había recibido un masaje en los pies por una Sra. China. Traía su papelito donde explicaba gráficamente la conexión con los órganos.

Realmente camino, camino y camino sin fortalecerme las plantas del pie. Comprendí que la fortaleza interna en general, es esencial para fortalecer mi cuerpo, mi camino y estar conectada con mi presente.

Esa noche antes de dormir le dedique una canción, ella estaba pasando un mal momento. 
Una noche antes de irme llego de su trabajo con muy buenas noticias y me dijo: “tengo una canción para ti”

¡GO SOLO by Tom Roshental!; exclamó.

La escuché y el coro decía: “ I am making my way HOME” (Estoy haciendo el camino a CASA)

Nota: Los que me conocen, saben que mi sueño siempre ha sido tener una casa pero más allá de una casa, es un HOGAR.

La escuché y sentí como nostalgia: Agradecí y me preguntó, ¿si notaste la diferencia ? 
Repitió el coro cantando: “ I am making MY WAY a home” (Estoy haciendo MI CAMINO una casa)

Sonreí entre tantas coincidencias y mensajes.

Muchas gracias Erica

Camino de Santiago

Camino de Santiago

 

Habitó en el país vasco, soy enfermera y hoy mientras estaba repartiendo pastillas sentí la llamada del camino.

Así es,  el camino de Santiago.

De repente, enfrente de mí había una carretera. No sentía el aire saturado y húmedo de la geriatría, sino un fresco aroma como las mañanas de verano. 

Hubo un costa inclinada que parecía eterna después de un arroyo helado, un puente romano, un bosque de eucalipto lleno de neblina con su perfume delicado. Paramos a probar una tortita. 

De repente el calor de medio día me inundo y me entró la febrilidad de la plaza al estar enfrente de la catedral de Santiago. 

Mil años de llegadas, de finales peregrinaciones, de respuestas divinas y vendedores de recuerdos. 

Conmigo venia mi hermana, sentí extraña y nueva su compañía, a quien recién aprendo a conocer.  

La tranquila felicidad por  día de caminata, previsible y desconocido con el amor de mi corazón. 

Pero estoy aquí y ahora, donde me toca repartir pastillas y regresar a mi trabajo. Igual, que fuerte sentí esta llamada. Sé que me espera el camino. Allí quiero volver.

E.W