¿Por qué nace SANHA?

¿POR QUÉ NACE SANHA?

Hace dos meses creí que el éxito del evento «Magic»,  era suficiente para sentirme plena. De lo contrario me di cuenta que no. 

Si te va bien, todos felicitan pero si te va mal, ¿cuántos tendrían el valor de también felicitarte por fracasar?

Ha decir verdad aprendí que la victoria tanto la derrota, es muy similar. Se necesita valor para aceptarla y no juzgar un acontecimiento como bueno o malo, sino ver la trayectoria como un todo y de lo valioso que es estar, donde estas ahora. 

Estaba reposando en una tina, viendo fotos y videos de lo que había costado más de seis meses, se esfumó en cinco horas. Sentí mucha nostalgia y recibí un mensaje preguntándome ¿Qué sigue?. 

Me sentía vacía, mi cuerpo en desequilibro y mucha gente feliz. Después de que todo acabo, decidí hacer un viaje sola. No es que no quisiera tener contacto con la gente que me ayudó, simplemente estaba agotada. No sentía nada y eso me preocupaba. 

Tenia la ilusión de volver a sentir; tener apetito por vivir, comer, enamorarme, contemplar. 

Así que merecidamente tome un vuelo, llevándome al despertar mas íntimo conmigo misma. 

                                        «Perderme para volverme a encontrar»

Durante este viaje conocí personas y volví a ver a mis amigos; cada uno vivía su duelo.  

Me encontré a un hombre siendo infiel, una mujer llorando la muerte de su futuro esposo, un hombre en busca de la mujer de su vida, un joven limitado amar alguien de su mismo género, una chica dejando todo por querer casarse con su novio al otro lado del mundo, junta de negocios, grupos de turistas siendo guiados, un hombre orinando en la calle, una pareja inyectándose heroína y más.

Mientras tanto veía lugares llenos de historia, museos repletos de obras; su expresión, carácter, color, tallado, una completa inmersión histórica.  Recorrí una parte de Italia, estuve en Barcelona, Olot, Girona, St. Jean de Luz, Mónaco, Dinamarca, Londres… todos estos lugares contenían un sentido, todo estaba vibrando.

Fue justo antes de partir de Dinamarca. Un hombre se estrelló contra el cristal mientras el tren comenzó andar. Mire para ver si estaba bien, pero estaba completamente borracho e inconsciente de lo que decía. Me dio tristeza percatarme que justamente hace dos minutos deseaba las condiciones de vida que Dinamarca tiene. ¿Él por el contrario que deseaba? Incluso teniéndolo todo en un país para superarse no lo estaba haciendo.

Fue ahí cuando me dije » No se trata de donde estes o con quien estes, se trata de sanar»

Fue fácil identificar que el necesita sanar porque su parte externa lo demuestra, pero ¿cuántas personas en el mismo vagón lo necesitaban? No hacia falta ver a todas las personas borrachas para darme cuenta que absolutamente todos e incluyéndome, tenemos un proceso de vida que nos identifica y nos pule, para definir nuestro ser. 

Todos los seres humanos estamos por alguna razón en este preciso momento y darte cuenta que no eres el único con algo que te daña, te afecta, te enferma; te hace recordar que debes de ser más tolerante con el otro. 

Sanar no significa ser «todo poderoso», es  despertar y aceptar tu proceso de vida como un camino que te transforma todos los días. 

Así que la semilla del evento empezó a germinar. Repetidas ocasiones escuché » Tienes que encontrar las respuestas en ti»

Tenía miedo, hacer una vez más un evento masivo,  no me sentía lista. Sentirme juzgada por hacer un evento de luz, puede ser contradictorio y una vez más desesperada por escuchar una voz divina, termine escuchándome a mí misma. 

Me dije: » Quiero sanar y no quiero hacerlo sola»

Así fue como nace el Festival de Sanación SANHA,  un evento de luz que por su naturaleza busca llegar a las personas que quieran sanar. Brindar herramientas que te conectan, ver más allá de un simple evento, es el impacto individual y la reconexión colectiva; de ver al mundo no como enfermos sino como seres de luz en un proceso para el despertar divino del ser.

Tomorrowland. La tierra del mañana.

Tomorrowland. La tierra del mañana.

Cuando empecé la experiencia de trabajar en Disney, el programa de 6 meses se dividió en dos experiencias. Tres meses para trabajar en alguna atracción y tres meses en la venta de mercancía. 

Me asignaron la atracción «tomorrowland speedway», un circuito de autos. Antes de todo te hacen un antidoping porque es importante estar sano para trabajar en una atracción.

Mi examen salió con error dejándome fuera del programa por una semana, me moleste porque me negaron la entrada a los parques, asistir a traditions o tener otros beneficios, pero sabía que tenia un significado más allá de lo que mi molestia pudiese comprender. 

Pensarán que andaba en malos pasos, pero la razón fue haber bebido demasiada agua dejando la posibilidad de que la orina sea analizada. Al final retomé el test, retrasando la inserción al parque.

Mientras tanto, me di la tarea de investigar más sobre Disney puesto que no sabía nada en comparación a muchos dentro del programa. Me recomendaron ver la película de Tomorrowland. Una película con relación a la zona que me tocaría laborar, me sentí como niña pequeña a punto de descubrir lo que me deparaba. Para mí, ser asignada a una tierra futurista era como un mensaje por conocer. Tal vez tenía que reflexionar más sobre cómo estaba viendo el futuro o la importancia de divertirme en el presente para seguir creando el futuro que quiero.

En realidad la película me dio con más claridad el mensaje:

  • Cuida del futuro como sí lo estuvieras construyendo cada día. 
  • Cada día presta atención de cuales acciones hacen seguro el futuro que quieres.
  • Puedes administrarlo pero no controlarlo.
  • Tomorrowland es la tierra de los soñadores y los soñadores deberán permanecer juntos, no por el futuro sino porque nunca se rinden.

«Ser soñador implica vivir en un futuro, porque son ellos los que no se rendirán para hacerlo realidad»

¿Ser vacío o contenido?

¿Ser vacío o contenido?

Ver el vaso medio lleno es sinónimo de optimismo mientras verlo medio vacío es sinónimo de negatividad. Para mí es subjetivo.

Ser vacío es el estado más puro del ser, es ser el vaso que sostiene el contenido.

El efecto de siempre estar dispuesto a vivir,  escuchar, querer, alimentarte. Ese vacío que da oportunidad ser una vez más todos los días. 

Por el contrario, el contenido. Se nos ha hecho creer que es importante. Acumular experiencias, momentos, conocimientos, personas o cosas. 

Ser contenido es reprimir la expresión del ser. Cuando somos contenido, pesa la vida;  porque cargamos momentos para recordar y “volver”, del latín de dar vueltas. Te haz hecho un espectador y no el productor. Llenarte de información para después actuar conforme percibes el mundo.

Con-te-nido es “estar en tu nido” y así no crecerás.  Estar dentro de algo te limita a realmente ser abundante, porque ver tu vaso medio lleno es no dejar que entre más agua.

No reside en crear más, ser más para después derramar el agua.

El vacío es el estado más puro de llegar a encontrar tu contenido. El envase de lo que estas hecho, que forma adquieres con aquello que vives. Tú decides la medida, color o material.

Se el envase que sustenta la vida y no el contenido que alimenta la vida.

 

¿Cómo sentir vacío, si eres vacío?

Fortaleciendo las plantas de los pies

Fortaleciendo las plantas de los pies

Empiezo a escribir para fortalecerme, para darme cuenta que cada momento es un sentido de vida.

Desde tiempo mi alma grita por sentirme escuchada en cada palabra escrita.
Volví a encontrarme con dos de mis mejores amigos Erica y Matthäus, pues cada uno tiene su personalidad y es grandiosa.

Erica es enfermera es mitad francesa y sudafricana; habla cuatro idiomas inglés, francés, finés y español. Platicamos y nos pusimos al corriente de los dos últimos años que no nos veíamos.

Me hizo recordar la verdadera amistad, sé que perdurará a través del tiempo y las circunstancias. “Me ayudo a fortalecer las plantas de los pies”, suena extraño pero la realidad es que fue así.

Después de haber estado caminando todo el día y subir la colina en San Sebastián (España) nos dirigimos a su pueblo San Jean De Luz (Francia). Al llegar dejamos las maletas y me dijo: ¡vamos al mar!; había mucho viento y frío.
Respondí: sí, ¡vamos!

Al llegar a la orilla ambas nos quitamos los tenis. Tan pronto mis pies tocaron el agua nos los sentía, el agua estaba helada pero seguimos caminando. Poco después el agua era como un masaje.

Me dijo: el agua fría es muy buena para la circulación. 
Ingenuamente respondí: sí lo había escuchado, pero pensé que al estar calientes y después cambiar de temperatura haría daño.
Dijo: es mucho mejor porque la sangre sube de golpe.
Respondí: ohhhhh

Cuando íbamos a regresar a su casa preguntó : ¿te quieres poner los tenis o nos vamos descalzas?
Respondí con otra pregunta: estoy en tu pueblo, ¿qué harías tú?
Contestó : yo me voy descalza así fortalezco las plantas de los pies porque ya viene verano. 
Sonreí y le dije: está bien vámonos así.

No sentía los pies por el frío y mientras caminaba sobre el pavimento y ese camino de piedresillas caí en cuenta que estaba viviendo el momento presente.

Poco después reflexione “fortalecer las plantas de los pies”

En Barcelona había recibido un masaje en los pies por una Sra. China. Traía su papelito donde explicaba gráficamente la conexión con los órganos.

Realmente camino, camino y camino sin fortalecerme las plantas del pie. Comprendí que la fortaleza interna en general, es esencial para fortalecer mi cuerpo, mi camino y estar conectada con mi presente.

Esa noche antes de dormir le dedique una canción, ella estaba pasando un mal momento. 
Una noche antes de irme llego de su trabajo con muy buenas noticias y me dijo: “tengo una canción para ti”

¡GO SOLO by Tom Roshental!; exclamó.

La escuché y el coro decía: “ I am making my way HOME” (Estoy haciendo el camino a CASA)

Nota: Los que me conocen, saben que mi sueño siempre ha sido tener una casa pero más allá de una casa, es un HOGAR.

La escuché y sentí como nostalgia: Agradecí y me preguntó, ¿si notaste la diferencia ? 
Repitió el coro cantando: “ I am making MY WAY a home” (Estoy haciendo MI CAMINO una casa)

Sonreí entre tantas coincidencias y mensajes.

Muchas gracias Erica